domingo, 24 de febrero de 2013

2013, será un año muy bueno ¡¡¡

Llevo varios meses sin hacer ninguna entrada en el blog, pero esto no significa que no haya hecho nada. Al contrario, este inicio de año ha sido mucho más intenso que el paso 2012. 

En mi pasada entrada hablaba de los objetivos que parecen imposibles. Pués como comenté, nada más lejos de la realidad  No solo llegué al objetivo sino que me pasé muchísimo. Ahora, en este 1er trimestre del año me han vuelto a poner un objetivo que dobla el del mismo periodo del año pasado, pero me da igual, se que lo conseguiré. De todas formas este es un blog de triatlón y a eso voy. 

En diciembre volví a ponerme las bambas, después de sacarles el polvo, y esta vez al salir de casa en vez de ir hacia la izquierda, tiré hacia la derecha, lo que me llevó ha correr por la montaña. 

Es precioso correr por la montaña, y más si es en Matadepera. Tengo la suerte de poder vivir en un entorno tremendamente abierto para cualquier actividad deportiva. Las vistas que vas descubriendo sendero a sendero hacen que tragues km sin darte cuenta. Descubres cosas y lugares que jamás habías pensado que estuvieran tan cerca de ti. 

Hay tantos sitios que tuve que comprarme un libro que me enseña diferentes recorridos por la zona donde vivo. Bueno, de hecho no lo compré, me lo trajeron los reyes magos. 

Una amiga que tiene una óptica en Matadepera me dijo que estaba haciendo un equipo para la Cursa de Mont-Rodon, una carrera de montaña algo durilla y que además este año los organizadores habían modificado el recorrido para hacerla más "trail", vamos más dura. 

No me lo pensé ni un minuto y le dije que contara con migo para esta aventura. Nunca había hecho un trail y me hacía mucha ilusión. Me puse a entrenar más y la verdad es que me encontraba muy bien. 

Entrené tanto que mi gemelo izquierdo me dejó tirado en un entreno. Tuve que volver cojeando unos 6km. Creo que tuve una rotura (no muy grande) pero tuve que parar de entrenar. 

Llegó el día de la prueba, el 3 de febrero de 2.013. La noche anterior llamé a Pedro y le dije que no correría, que tan solo iría a buscar la camiseta de regalo y saludar a la gente de la óptica. 

Bueno, pués llegué al Casal de Matadepera y de verdad que me puse deportivamente muy cachondo. La música, la gente, el ambiente, el día que hacía (muchísimo viento pero un sol fantástico), la montaña y sobretodo EL RETO. Me dije a mi mismo, saldré poco a poco y si me duele, pués paro. jejejeje

Salí y no paré hasta la llegada. Fue una aventura espectacular. A pesar de que en el km 11 tuve una pedrada en el gemelo, seguí cojeando hasta la meta. Las subidas a Mont-Rodón fueron increíbles  la prueba muy bien señalizada y me lo pasé en grande, fue un reencuentro con el deporte, un reencuentro con aquella sensación que solo tenemos los que levantamos el culo del sofá para salir a correr. 

Primer reto del 2013 conseguido, estoy seguro que este año vendrán muchos más retos que conseguir. 

Siempre adelante ¡¡¡