sábado, 23 de septiembre de 2017

Después de varios años totalmente parado, vuelve el Triatlón a mi vida.

Han pasado varios años desde la última entrada en este blog.  Durante este tiempo han pasado muchas cosas, la mayoría de ellas muy buenas. 

A pesar de estas cosas tan buenas, mi cuerpo ha sufrido un cambio hacia peor. La inactividad y los excesos en las comidas me han llevado a que en abril de 2017 pesar 114 Kg con una IMC que rozaba la obesidad mórbida, 38,53. 

Gracias a la insistencia de mi mujer y sobretodo por la visualización de una foto en la que no me reconocía,  fui a visitar a un médico. Desde el 6 de abril he perdido unos 20Kg con el método Pronokal. Se trata de una dieta proteinada en la que a parte de castigar tus órganos internos, consigues bajar rápido de peso, y ésto es lo que necesitaba. 

Ahora he decidido dejar esta dieta, no las visitas médicas, y cambiar las proteinas por ejercicio. 

Debido a que en mi club hay una sección de Triatlón, me he apuntado esta semana. El martes empecé con entreno de natación. Tuve unas grandes sensaciones y me recordó a cuando nadaba con el equipo de CNS con Gustavo al frente. 

El jueves después de unas técnicas de carrera, salimos a correr tan sólo 3Km. LLevaba varios años sin correr y sufrí como hacía tiempo que no sufría. A pesar de ello, terminé el entreno con buenas sensaciones y con ganas de seguir entrenando. 

Veremos si esta vez, la meTRImorfosis sigue adelante. 

Sempre Endavant.

No hay comentarios: